Nintendo: Rey de los remakes (Segunda Parte)

Pues siguiendo con el tema de los famosísimos remakes de Nintendo 😀 En el post anterior hablábamos sobre algunos de los remakes de juegos, sus características, y cómo Nintendo relanza un sólo juego más de una vez. Pero en esta ocasión iremos un poco más allá, ya que no hablaremos de juegos en sí, sino de algo más, digamos, grande.

Tal vez recuerden un artículo anterior sobre el Wii mini. Sí, este es el más reciente ejemplo de un remake de una consola de Nintendo. Pero, ¿desde dónde se remonta esta costumbre? Bueno, lo hemos visto en muchas consolas de las últimas generaciones, incluso muchos conocimos el SNES mini SNES 2, pero no fue ahí donde comenzó…

El mismísimo NES fue la primera víctima de un remake. Se trata del NES 2, o Top Loader.

La diferencia más notable es, como su nombre lo dice, el hecho de que esta vez los juegos se cargaban por la parte de arriba de la consola. Esto evitaba que los conectores se doblaran o dañaran con tanto estar moviendo el cartucho buscando que funcione. Además del diferente diseño algo… curioso… el control también fue rediseñado, por algo más similar al control de SNES, el llamado “control de hueso” por su forma. Y fuera de los cambios de diseño, hubo otras cosas qué considerar. El primero es que se removieron los puertos de audio RCA, que ciertamente eran algo que no se utilizaba tanto en aquel entonces. Además, se dejó de instalar el chip que bloqueaba la consola de reproducir cartuchos pirata o de una región diferente, lo que permitía al Top Loader jugar cualquier juego sin importar su procedencia. ¿Y por qué estos cambios? Bueno, los cambios en el diseño se entiende que sean por funcionalidad y simplemente por ahorrar espacio. En cuanto a los cambios de hardware, una razón para esto es simplemente para eliminar o reducir aspectos que tal vez puedan ser innecesarios, y, al mismo tiempo, reducir costos en la fabricación de la consola. Aunque, esta consola fue producida de manera muy limitada, por lo que encontrar una actualmente puede ser algo difícil, y sobretodo, costoso. Pero para coleccionistas, encontrar una es una oportunidad que no deben dejar pasar, y más si es de las aún más pocas que se produjeron con salida de video RCA en lugar de RF.

 

Luego de muchos años, vimos la segunda consola relanzada de Nintendo, el ya mencionado anteriormente SNES mini SNES 2.

Personalmente tuve la oportunidad de poseer esta consola, así que sé en carne propia lo que es haha. Lo primero y más curioso es que esta consola salió al mercado después de la salida del Nintendo 64. ¿Por qué hacer esto? Pues simplemente porque estaba enfocada para los recién llegados al mundo de los videojuegos, para que así conocieran un poco de lo que no habían visto, y que no pasaran directamente al Nintendo 64 y Super Mario 64 sin saber cómo eran los juegos de menos de 64 bits, y por esta misma razón esta consola se lanzó en bundle con Super Mario World 2: Yoshi’s Island, así como el primer SNES se lanzó con el primer Super Mario World.

Y ahora sí, pasando a los cambios, veamos el diseño. Primeramente, pareciera que trataron de hacer algo bastante parecido al Top Loader, por la forma en sí de la consola. Los botones de Power y Reset se cambiaron de posición, y se eliminó la palanca de Eject. Esto último, nuevamente por que se volvía algo, aunque práctico, innecesario. En cuanto a cambios de hardware, se eliminaron todos los puertos de expansión que tenía el primer SNES, que esos verdaderamente no se utilizaban (aunque posiblemente se habrían utilizado para el add-on de CD que se planeaba lanzar), además de la salida de RF, la cuál se remplazó por la salida RCA, misma que podemos encontrar en el Nintendo 64 y Nintendo GameCube (de hecho recuerdo cuando me lo regalaron, que no pude usarlo hasta que conseguí el convertidor de RCA a RF de Nintendo, porque no tenía tele con entradas RCA :C).

 

Y en cuanto a consolar portátiles, es donde la tendencia a hacer remakes se ha visto más descaradamente. Comenzando con el buen GameBoy.

La consola portátil consentida también sufrió sus remakes, el primero de ellos, el GameBoy Pocket. Éste fue sólo un cambio digamos, estético, para redefinir el concepto de portátil que estas consolas representan, ofreciendo un tamaño reducido y más cómodo, tanto para sostener al jugar, o para llevar a todas partes. Además de que así se redujo el consumo de energía de la consola, pasando de 4 baterías AA, a sólo 2 AAA. Luego tuvimos otro remake tal vez no tan conocido, el GameBoy Light, que era básicamente el mismo Pocket, pero con la adición de, como su nombre lo dice, una luz en la pantalla, para poder jugar en lugares con poca luz, y con esto poder competir con las demás consolas portátiles de la época, el Sega GameGear y el Atari Lynx, superándolas en prácticamente todos los aspectos, excepto uno… Fue entonces cuando nace el GameBoy definitivo, el GameBoy Color. Un poco más grande que el Pocket, aunque sin la pantalla iluminada del Light, seguramente por el gran consumo de energía que eso implicaba, pero con la cualidad que le dio su nombre, pantalla a color (vaya que no se la quebraban en ese entonces con los nombres), aunque el hecho de volver a las pantallas sin iluminación, no fue un impedimento para la gran fama y aceptación que tuvo esta consola, ni para los tantos títulos que se lanzaron exclusivos para ésta, o con características especiales que sólo estaban disponibles al jugar en ella.

Otra cualidad del GameBoy Color, y que no se volvió a ver en otra consola, fue su puerto infrarrojo, el cual permitía interactuar con otro GameBoy Color de nuevas formas, aunque no completamente como el cable link. Este puerto no sólo se utilizó para conectar dos GameBoy Color, sino también para conectar uno con otros dispositivos, como lo hacía Pokémon Gold/Silver/Crystal para interactuar con el Pokémon Pikachu 2. 

 

Y continuando con las portátiles, seguimos ahora con el sucesor del GameBoy… El GameBoy Advance.

El primer remake que tuvo esta consola, puede decirse que fue definitivo. El GameBoy Advance SP, cambió drásticamente el diseño de la consola, por uno “doblable”, lo cual permitía proteger la pantalla mientras no se utilizaba, además de que con esto se aprovechaba mejor el modo sleep (o modo de suspensión) de algunos juegos. Además, nuevamente se incorporó una pantalla iluminada, con la opción de apagar la luz cuando no sea necesaria, para así ahorrar batería. Y hablando de la batería, por primera vez se implementó una batería recargable en la consola, eliminando así el gasto de baterías del que tanto sufríamos con las anteriores consolas portátiles. Ciertamente, el GameBoy Advance SP sentó las bases para muchas de las características que las actuales consolas portátiles de Nintendo utilizan hasta la fecha.

El segundo y último remake del GameBoy Advance, fue el GameBoy micro. Como su nombre lo dice, se trata de un GameBoy Advance, muy, muy pequeño. Incluso con un diseño diferente, muy similar en cuanto a forma y hasta tamaño, a un control de NES. Fue una opción no muy popular, pero igualmente práctica y verdaderamente portátil.

 

Y como creo que ya me extendí demasiado y se hace tarde y tengo que dormir y todo eso, creo que hasta aquí le dejaré por ahora. Todavía quedan un par de consolas de qué hablar, pero creo que hay mucho qué decir al respecto. Así que, sigan pendientes que pronto tendremos la tercera y última parte y conclusión de este tema. Mientras, sigan visitando y comentando, y aquí nos veremos pronto! 😀

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s