Campanilla sobre campanilla

Hoy quiero contarles una anécdota sobre lo que me sucedió un 14 de febrero, este 14 de febrero de hecho, o sea, hoy. Y no, no es una historia de amor, ni de cómo una curiosa y tontilla casualidad me llevó a conocer al amor de mi vida. No, es una historia, sobre cómo casi me trago la campanilla.

Me desperté esta mañana con una sensación inusual, pero a la vez familiar. Sentía, además de una horrible irritación y dolor al pasar saliva, como si tuviera un exceso de flema atorado en la parte superior de la garganta, como cuando aspiras tan fuerte un moco que se te va a la garganta, justo ahí donde se siente, y luego puedes efectuar un ya reconocido movimiento uvular para expulsar la susodicha mucosidad y continuar con tu vida normalmente. Pues eso fue lo que intenté hacer, solo que, sin éxito. Como si la supuesta flema estuviera aferrándose a mi garganta como yo me aferro a mi doloso pasado amoroso. Hasta que después de varios intentos, llegué a la conclusión de que eso no era flema. ¿Pero qué mierda era entonces? Me levanté, me dirigí al baño, y miré el interior de mi boca en el espejo. Y, advirtiendo sobre el contenido posiblemente explícito de la siguiente imagen, esto fue lo que encontré:

IMG_20160214_221143

Fuera del deplorable estado de mis muelas y mi deficiente higiene dental, si miramos un poco más al fondo, podemos ver que algo anda mal ahí. Efectivamente, mi úvula se ve de un sensual rojo irritado, y parece extenderse hasta la base de mi lengua. Grotesco, lo sé, y la sensación es aún peor. Es molesto para hablar, para comer, y hasta para toser, incluso agachar la cabeza hace que sienta cómo revolotea por ahí adentro y es muy incómodo.

Al principio pensé que pudiera ser una inflamación común de la garganta, pero que se equivocó un poco de lado. Así que pensé, ya valí verga, ya me enfermé otra vez a la chingada. Así que rápidamente bajé y tomé un anti-inflamatorio. Varias horas después seguía en la misma condición y se volvió bastante molesto. Así que decidí recurrir a mi médico: el internet. Hice una búsqueda de mi síntoma, y rápidamente encontré un enlace donde encontré justo lo que quería ver. La página describía exactamente lo que sucedió, me levanté con la sensación incómoda en la garganta, vi mi boca al espejo y encontré mi campanilla feamente irritada e inflamada. Luego describía también la posible causa: una podía ser por una infección, o por alergia, pero decía también que seguramente ayer estuve tomando y fumando. Y adivinen qué, ¡en efecto eso hice! Así que luego de leer que es algo que pasa muy normalmente y ver varios casos por circunstancias similares, me pude tranquilizar y descartar el testamento que ya estaba escribiendo.

Resulta que la uvulitis, es la inflamación de la úvula o campanilla, que puede ser ocasionada, como comentaba, por el consumo de alcohol, el cigarro, o bien una infección o alergia. En los primeros casos, no es nada realmente serio. Casi siempre la historia es la misma, sales de peda a tomar en exceso, fumar, llegas a tu casa y te tiras en la cama a dormir y sin darte cuenta roncas como un cerdo cantando grind-core. Pues eso fue lo que me sucedió, y aunque yo no recuerdo haber roncado, realmente yo ya conozco mis marranamente brutales ronquidos que muchas veces me despiertan a mí mismo. Pero afortunadamente no es nada grave y puede ser tratado sin necesidad de acudir al médico, simplemente consumiendo abundantes líquidos y comidas frías, como helado. ¡Sí! Si alguna vez te dijeron que no comieras mucha nieve porque te puedes enfermar, pues ahora puedes mandar esos argumentos a la verga porque para esto, la nieve es la solución. El punto es consumir comidas y líquidos fríos para calmar la irritación y bajar la inflamación. Con esto y las debidas precauciones como no tomar ni fumar, evitar hablar mucho o muy fuerte, el problema debe solucionarse en no más de 12 horas, pero puede acelerarse tomando anti-inflamatorios. Por supuesto, si después de este tiempo persisten las molestias, pues ya se la saben, consulten a su médico, porque puede tratarse de alguna infección.

Pero bueno, yo aún sigo con eso pero espero mañana ya se haya calmado, porque sí es bastante molesto. Pero si alguna vez les pasa, pues ya saben, así que no se asusten ni piensen que se van a morir ni nada, a muchos nos pasa y es algo más común de lo que se imaginan. Así que ahí les dejo el dato y el consejo pa’ que se pongan al tiro, y si van a pistear, pos llévensela tranquila, y procuren caer dormidos o desmayados en una posición en la que no ronquen ni se puedan ahogar con su propio vómito. Sale bye!

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s