Confesión de Sköm (Final): Proyecto Luciérnaga

Nunca, nunca hagan nada por nadie. Al menos no sin esperar algo a cambio. La gente es egoísta y malagradecida por naturaleza, siempre buscando su propio beneficio a costa de otros. Cuando hagan algo por alguien, siempre asegúrense que obtendrán a cambio algo de igual peso, ni mayor, ni menor; pues esto da pié a inútiles e irremediables conflictos. Cuando el intercambio sea desigual o nulo, terminen la relación cuanto antes, antes de convertirse en el anfitrión de una sarta de sanguijuelas y parásitos arrebatando hasta el último gramo de nuestra esencia para saciar sus egocéntricos apetitos.

Un último momento de calma, un último instante de paciencia que aún conservaba mientras esperaba la inminente y destructora tormenta. Aquel lado de mí que decía “ya no más” cobraba cada vez más fuerza y se apoderaba de la mayor parte de mi ser. Pronto aquella impaciencia se manifestaría externamente en mi comportamiento para con Asdf, quien ignoraba por completo el motivo detrás de mi repentino cambio, o sabía disimular muy bien lo contrario. Lo que alguna vez fui para ella, en un instante se convirtió en todo lo que ella temía, todo lo que nunca habría querido que fuera. Me volví distante, retraído, grosero. ¿Por qué? 

En aquel instante de residual calma, logré conseguirle a Asdf un puesto en donde yo trabajo. Todo en el horizonte parecía ir mejorando; sería una mejor oportunidad para ella, podríamos vernos más, y podría facilitar el conseguir un lugar a donde poder mudarse para finalmente salir de con Qwer. Todo parecía estar resuelto, y sólo era cuestión de tiempo para que las cosas se fueran dando como debían ser poco a poco. Y así fue, excepto que la forma en que se dieron las cosas no era la misma que esperábamos. Resulta que Asdf aún no podía dejar a Qwer. Tan estúpido como se escucha, esa era la realidad. Qwer no lograba conseguir trabajo, y sus padres lo seguirían apoyando económicamente mientras siguiera viviendo con Asdf. ¡Bravísimo! “¿O sea que TODAVÍA lo vas a seguir ayudando?” – reaccioné con violenta incertidumbre. Cualquier otra persona cuerda en esa situación y después de todo lo que hizo, creo yo, lo habría dejado a su puta suerte, “hágale como pueda mijo, no es mi pedo“. Pero no, decidió seguir ahí, prácticamente manteniéndolo, con el empleo que le consiguió su amante. Aún eso pude pasarlo por alto, pero lo que no pensaba soportar, era que me mintieran de frente descaradamente.

Finalmente, Asdf resolvió haber terminado con Qwer, y él se habría regresado a casa de sus padres. Por fin había sucedido ese paso, y todo parecía ir bien, sin contar los constantes acosos de Qwer al buscar a Asdf en el trabajo, en uno de los cuáles se topó conmigo, a lo que respondió haciendo absolutamente nada. Pero fue también entonces cuando mi paciencia se había agotado, y comenzó mi gélido y distante comportamiento. Para ese momento ya había perdido no sólo la paciencia, sino también el interés y toda motivación de seguir adelante –o hacia cualquier dirección– con esa situación. No era yo, mi mente no estaba en el mismo plano que mi cuerpo. Lo único que quería era estar solo, ya no quería tener que soportar nada de esto, buscaba la manera más amable de alejarme y retirarme a mi soledad, pero no funcionaba; entonces tuve que intentarlo de formas menos ortodoxas, pero Asdf se aferraba a no dejarme, se forzaba y me forzaba a seguir ahí, cuando era claro que ya no era más mi intención, y recurrió a cuanto método como pudo para conseguirlo. Hasta que una mañana, desperté para encontrar un mensaje suyo, o al menos de su número, pues en realidad era Qwer. Como era de esperarse, y como siempre lo hacía, su mensaje era para reclamar su posesión sobre Asdf, pero esta vez había algo más, que lo rompió todo. El final del mensaje leía “tenemos que ver de quién es el bebé, pues lo hemos estado haciendo toda la semana.” En ese instante incontables pensamientos y emociones invadieron mi mente. ¿El bebé? ¿Cuál bebé? ¿De qué mierda están hablando?

Más tarde recibí un mensaje, esta vez de Asdf, en el que decía que teníamos que hablar, y así era, había muchísimo qué explicar. Y su explicación fue: “Decidí quedarme con Qwer, le ha estado echando muchas ganas, y la verdad es que nunca lo dejé. Tengo que hacerlo por el bien de mi bebé. Espero que lo entiendas.” Lo único que hizo fue generar más dudas de las que resolvió, pero sobretodo logró llenarme de rabia como nunca antes. Y respondí lo primero y único que pude pensar: “Desaparece de mi pinche vida, en este momento, y para siempre.” Eso era todo lo que quería, no quería volver a saber nada de ella ni su vulgar existencia. Incluso sólo recordarlo ahora al escribirlo me hacer sentir de nuevo ese violento escalofrío de ira. No, no entendía nada, pero ya no quería entenderlo, lo único que quería era que desapareciera. Tras insistir en hablar de nuevo conmigo, finalmente Asdf explicó lo que sucedía: Ese último mensaje había sido una cubierta, pues sabía que Qwer lo vería, así que mintió diciendo que se quedaría con él. Lamentablemente eso era lo único que era mentira. Todo lo demás era verdad, lo que ella dijo, y lo que él dijo. En efecto, afirmó estar embarazada, y aseguraba que yo era el padre. Pero no sólo eso, también afirmó el haberlo estado haciendo con Qwer… No podría describir la nefasta sensación de asco y coraje que sentí en ese momento. Fuera de las ya obvias violaciones y abusos que Asdf parecía aceptarle, habían estado teniendo relaciones por su voluntad. Según ella, lo hizo con él cuando se enteró que estaba embarazada, para poder hacerle creer que era suyo. Sea cual haya sido el caso, ¡QUÉ PUTO ASCO! Era todo lo que podía pensar al respecto. Lo peor de todo, era que Asdf aún quería seguir como si todo estuviera bien y normal, como si nada de eso hubiera pasado. ¿Es enserio? ¿Cómo chingados esperaba que yo reaccionara a eso? ¿Cómo esperaba que lo tomara? Si en serio se trataba de un hijo mío, ¿acaso esperaba que aceptara como si nada el hecho de que haría creer a otra persona que es suyo, y dejarlos tenerlo en las condiciones en que se encontraban? Realmente no sabía ni qué pensar, ni qué hacer, hasta cierto punto sólo quedaba esperar a que fuera el momento en que eso pudiera resolverse de alguna forma… Pero ciertamente, ya muchas veces me han hecho esa jugada de “estoy embarazada, no me dejes“, aunque no a niveles tan completamente mamones como en esta ocasión. Sin embargo, eso es algo que detesto que me hagan, por todas esas experiencias pasadas, sea verdad o no.

Días después Asdf comenzó a faltar al trabajo (más de lo que ya lo hacía). En una de las pocas últimas ocasiones en que se presentó, dijo haberse realizado otra prueba de embarazo, y había resultado negativa. Nada nuevo para mí. Y dijo que se realizaría una de sangre para asegurarse. Después de eso, un par de días más adelante, sólo dijo que iría a recoger los resultados de la prueba. Ese fue el último día que se presentó a trabajar. No regresó, jamás renunció formalmente, simplemente dejó de presentarse, sometiéndome a los comentarios y cuestionamientos del demás personal, ¿qué clase de persona había llevado a trabajar ahí? Y desde ese día, no volví a verla ni a saber de ella, excepto por contados mensajes limitados a un “Hola“, o alguna frase deprimente como respuesta al preguntarle cómo estaba. Y tras un par de minúsculas “conversaciones”, no volví a saber nada sobre ella, ni a tener contacto, ni nada. Realmente ya no sé qué pensar, ya no sé qué creer. Me mintió, le mintió a Qwer y a mucha gente más, y en el proceso, se engañó a ella misma. ¿Cómo saber si algo de lo que alguna vez dijo fue verdad en realidad? ¿Cómo saber qué creerle? ¿En verdad sintió algo por mí? ¿En verdad la había pasado tan mal con Qwer? Si así era, ¿por qué seguía ahí con él? No puedo decir con seguridad si algo de lo que dijo fue verdad, pero ciertamente, ¿cómo saber si algo de lo que yo dije lo es?

Fin...?

Advertisements

2 thoughts on “Confesión de Sköm (Final): Proyecto Luciérnaga

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s