Sköm VS Los Prejuicios Chilangos

Como muchos laguneros, o gente de cualquier otro lado del país o el mundo, decidí venir al DF en busca de mejores oportunidades laborales y calidad de vida. Y sí, he encontrado ambas, pero encontré algo más: un montón de chilangos haciendo las mismas pinches preguntas y comentarios todo el maldito tiempo.

Sí, yo entiendo la curiosidad de ver a alguien de otro lado y preguntarle por su lugar de procedencia y querer confirmar si todos los rumores que escuchan sobre ese lugar son ciertos. Pero ya, no mamen, después de un tiempo empiezan a hartar, y se vuelve cansado contar las mismas historias una y otra vez. Y sin olvidar los estereotipos y comentarios sobre nuestro acento.

No tengo nada contra los chilangos, sé que la gente de cualquier parte del mundo haría las mismas preguntas y comentarios a la gente de otras regiones, pero para ser algo dentro del mismo país, a veces te tratan como si vinieras de otro planeta.

Primero, el acento. La gente se da cuenta inmediatamente de que eres “de provincia” en el momento en que decides abrir la boca, e inmediatamente intentan adivinar de qué parte del norte eres. Sus primeras suposiciones son que eres o de Monterrey, o de Chihuahua. Y después de agotar las opciones que recuerden de sus clases de geografía en primaria, terminas diciéndoles que eres de Torreón (porque decirles que eres de Gómez o Lerdo, o alguna otra parte de la Laguna, resultaría en otra innecesaria pregunta de ¿dónde es eso?), comienza la verdadera sarta de preguntas y comentarios que uno ya tanto trata de evitar.

La inseguridad, un tema tan popularizado ya en las regiones del norte, especialmente en la Laguna. “ande, está bien feo por allá ¿verdad?“, “ay, ¿no te daba miedo?“, “¿sí es cierto que allá anda el Chapo?“. Sí, está bien culera la inseguridad allá. No, no me daba miedo, uno se acostumbra a tanta chingadera y ya sabe dónde ir y dónde no. No sé, nunca lo vi, no me interesa. Sí, hubo un tiempo que estuvo muy feo todo por allá, hubo toques de queda (que la neta nadie parecía respetar), hubo amenazas de muchos tipos en muchos lados, pero actualícense, el pedo está mucho más tranquilo últimamente, y muchas veces anduve en el centro a la madrugada saliendo estúpidamente pedo de un bar sin problema alguno. Ya pueden dejar de pensar que ir a Torreón es sinónimo de suicidio. Hablando de esas cosas, me da risa y a la vez algo de ternura cuando por acá pasa un convoy de la policía o el ejército. La gente los ve con admiración y sorpresa como si fueran un desfile. Sé que no es algo tan común aquí, porque en mis tierras eso era cosa de todo el día, todos los días, y ya lo vemos como algo completamente cotidiano, pero aún así no puedo evitar decir “aww cosita” y darles una palmadita en la cabeza a los chilangos cuando se impresionan por eso.

Otra cosa que estoy harto de que me pregunten, es si le voy al Santos. No, no, no y múltiple no. No me gusta el futbol. Odio el futbol. Especialmente odio al Santos. No por ser de un lugar significa que apoye al equipo local, eso es un prejuicio estúpido. Eviten relacionarme en cualquier forma con el futbol o el pinche Santos, por favor, no lo tolero.

Ah, y ni siquiera me hagan empezar con el clima… No mamen, ¿veintitantos grados y se la pasan quejándose que tienen calor? ¿O sea cómo? Yo no sé, yo estoy en mi mero mole con esta temperatura que rara vez pasa de 25 grados, aunque sea un clima húmedo como la chingada y sude como marrano a las brasas. Pero en serio, a veces no los entiendo, se quejan todo el tiempo de que hace calor, ¿pero aún así casi siempre andan con chamarra o saco? Trato de darle muchas vueltas a ese asunto para evitar que mi cerebro salte de mi cráneo hacia la libertad pero, ¿es en serio? Y sí, gente, allá en el norte hace un putazo de calor, sí, lo que para ustedes aquí es una temperatura máxima, allá es la mínima. Pero hay lugares donde hace mucho más calor. Y ni se diga en invierno, con un clima tan extremo como el de Torreón, o hace un chingo de calor, o se te congelan las bolas si pones un pié fuera de las cobijas, no hay un punto intermedio y agradable. A diferencia de aquí, donde la temperatura es más estable y no baja ni sube mucho. ¿Pero aún así lloran que tienen calor? ¡No mamen!

Algo que me genera emociones mixtas, debo admitir, es que por el hecho de ser norteño me etiqueten como borracho. Digo, no todos los norteños somos borrachos, y no niego que yo también lo sea, pero el estereotipo es ligeramente ofensivo. Aunque admito que la admiración con la que lo dicen se agradece a veces. Es algo así como “wow, ese wey toma caguama directo de la botella“, o “wow, así que eso es pistear“. Aparte, aceptémoslo, pistear suena mucho más pro y menos feo que chupar. También me caga que digan “chela”, no sé por qué, pero me caga cómo suena. Será mi sangre norteña, pero no me gustaría que llegaran y me dijeran “vamos a chupar” o “vamos por unas chelas“, simplemente no me suena natural como “fuga a pistear” o “saca las pinchis guamas“. Eso sí es lenguaje de hombres.

Ahora, yo sé que el DF y alrededores son zonas con más desarrollo en algunos aspectos y cosas así, pero, detesto que me pregunten por cosas de aquí como si no hubiera en el norte. Por ejemplo, el otro día me preguntaron si había Carl’s Jr en Torreón. O sea, No wey, tampoco hay McDonalds ni tecnología, cagamos en pozos y nos asustamos cuando se mete el sol. ¡NO MAMES! Está bien que hay más cosas y negocios aquí, pero no quiere decir que ninguna cadena llegue para allá. O sea, tampoco somos pinches neófitos ignorantes… Excepto tal vez mi querida ex-vecinita de la que hasta se burlaron por acá…

Y ese es el pedo, que lamentablemente es el tipo de gente que “representa” la región, y por la que se conoce. Pero no todos somos así, o sea, sí hay restaurantes de comida rápida y también hay escuelas, eh. Porque cuando alguien dice “Torreón” por acá, lo primero que se le viene a la mente es calor, narcos, y la pendeja esa que se asusta con Siri. ¿Qué se puede esperar cuando lo único que respetan de un lugar es su equipo de futbol?

Así que cada día que paso aquí, doy mi mejor esfuerzo y más, para mostrarle a estos chilangos racistas que como norteño, ¡soy chingón y otro pedo, como toda la gente de mi tierra! (Excepto claro, Ale Arratia, el Santos y los narcos)

Como la Laguna, ninguna. Ahora agarren su guama y su lonche de carnitas en mi honor, mientras los dejo con mi diccionario lagunero-chilango:

Lonche – Torta

Pan Francés – Pan con el que se hacen los lonches

Zacate – Pasto

Asquel – Hormiguita

Boli  – Congelada, forma u objeto fálico. “Ese wey nomas está cagando el boli“: Ese individuo solo ocupa su tiempo molestando de manera incesante.

Pisto – Bebida alcohólica

Pistear – Chupar, consumir bebidas alcohólicas.

Gordita – Tortilla de harina rellena de guisado

Tortillón – Gordita o burrito de mayor tamaño

Por favor – De favor

Discada – Alimento de los dioses. Mezcla de carnes, vegetales y salsas que se prepara en un recipiente cóncavo llamado disco.

Y ya no me acuerdo de otras palabras, si saben alguna otra que me faltó ahí déjenla en los comentarios, y pues, sale bye, y a darle que esas guamas no se pagan solas!

Advertisements

3 thoughts on “Sköm VS Los Prejuicios Chilangos

  1. ten paciencia y sigue en tu labor , defiéndenos de los chilangos que vean que la gente del norte somos gente inteligente 😁😊👍🏻

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s