Sabían que este momento llegaría, lo sabían muy bien. Han sido un par de meses demasiado atareados: estuve con muchísimo trabajo, tuve que trabajar algunas semanas completas, sin descanso, de la mañana a la madrugada, luego la mudanza (ya hablaré de eso después), instalarme y todo eso. Pero al fin hallé un poco de tiempo libre y es momento de escribir. Saben bien que como el pokémaniaco que soy, no podía quedarme sin hablar de la sensación del momento, Pokémon GO. Y como el mamón que soy, saben que no podía hablar de eso de la manera que todos lo hacen. Pues bien, agárrense de donde puedan porque hoy hay mierda para todo y todos. Sí, mierda.

Comenzó hace un año, aproximadamente. Mientras uno felizmente holgazaneaba por la red, de repente un tweet llamó mi atención y la de muchos más gamers en el mundo. Se había filtrado un tráiler japonés de lo que pareciera un juego de realidad aumentada de Pokémon para móviles. El hype se desató entre la comunidad. Minutos después se reveló el tráiler oficial en inglés. Este detalle del tráiler será un factor importante. Desde ese momento toda la comunidad anticipaba ansiosa la salida de la aplicación, en una desconocida fecha futura. Pasaron los meses, y de cuando en cuando, se filtraba una que otra noticia al respecto, y a veces, sólo a veces, alguna imagen borrosa o video de gameplay. Todos los que crecimos con Pokémon y aún seguimos jugándolo en todas sus versiones, no podíamos contener la emoción; por fin un juego en el que podríamos salir a la calle a atrapar Pokémon en lo más cercano posible a la vida real, tal y como lo habríamos soñado desde que teníamos (en mi caso) 10 años.

Entra el 2016, y casi terminando el primer cuarto de éste, Niantic (la compañía detrás de la aplicación, así como su predecesora, Ingress) comienza a buscar BETA testers. Alguno que otro afortunado de contadas regiones del mundo logró inscribirse, y a mitad del año, comenzaron las pruebas. Pero no sólo eso, sino que al mismo tiempo, algún caritativo afortunado entre los testers, decidió realizar la hazaña más heroica del momento: Distribuir, de manera dudosamente legal, el paquete instalador de la aplicación. Por incontables foros y redes comenzaron a circular enlaces para descargar el afamado archivo apk a nuestros teléfonos, y ahí fue cuando todo comenzó. Comenzó el sueño que muchos habíamos tenido por tanto tiempo, y al mismo tiempo, se desató el infierno.

¿Recuerdan que dije que el tráiler es un detalle importante? Pues en un principio, quienes conocíamos la existencia de ese proyecto éramos quienes estamos al tanto de las noticias sobre Pokémon; nuevos juegos, nuevos personajes, nuevos eventos, etcétera. Aunque algunos se enteraran después que otros, pero éramos solo una minoría, la comunidad de jugadores, quienes conocíamos sobre Pokémon GO, y quienes comenzamos a jugar y distribuir la aplicación ilegalmente. Pero ya saben cómo es el internet, tarde o temprano todo llega a todo el mundo, y Pokémon GO no fue la excepción.

En cuestión de días, o incluso quizá horas, la ilícita aplicación ya se encontraba instalada en miles o millones de teléfonos. No sólo de pokémaniacos como yo, sino cualquier persona. Aquellos que jugaron Pokémon en su infancia y lo dejaron después de la segunda generación, aquellos que nunca jugaron Pokémon pero vieron la serie, aquellos que no tenían ni puta idea de lo que es un Pokémon, incluso aquellos que criticaban a quienes jugaban Pokémon en su infancia. Todo el puto mundo estaba jugando Pokémon GO. Como muchos, yo creí que sería algo que atraería únicamente a los pokémaniacs como yo, pero nos equivocamos.

Pokémon GO es sencillo, es novedoso y a la vez nostálgico, lleno de adorables creaturitas de las cuales adueñarse, está al alcance de tu mano, justo en tu celular. Eso, antes que ser un juego de Pokémon, fue lo que lo volvió tan popular entre tanta gente. Cuando menos lo esperaba ya estaba viendo cientos de personas jugándolo, y publicaciones de personas jugándolo. Esto obviamente ocasionó fallas en los servidores, que se caían a cada rato, ya que ni siquiera los desarrolladores se esperaban tal recepción, ni estaban preparados para ello. En tan sólo unos pocos días, se volvió un fenómeno mundial, y esto provocó, como todo, opiniones polares; por desgracia inclinadas más hacia lo negativo. Hubo gente criticándolo, hubo gente criticando a quienes lo jugaban, hubo gente criticando a quienes lo criticaban, hubo gente diciendo que Pokémon es cosa del diablo… ¡Era 1996 otra vez!

La cantidad de críticas fue realmente impresionante, tanto que no podría ponerme a hablar de todas ahora… Pero lo voy a intentar de todas formas.

Como todas las modas, quienes no participan de ellas criticaron a quienes lo hacen, diciendo que es algo estúpido y nada productivo. No se hicieron esperar comentarios como “en vez de andar buscando pokemones, deberían buscar trabajo“, lo cual como sabemos, y al igual que todas las críticas al respecto, carece de bases y fundamentos para darle valor. Es bien sabido que la aplicación demanda un equipo de buena gama, con cámara, GPS y un plan de datos, algo que una persona sin empleo simplemente no podría conseguir. También hubo quien dijo que Pokémon es para niños inadaptados y sin vida social, lo cual también sabemos es una pinche falacia, ya que el juego original requiere una comprensión extensa de sus mecánicas nada sencillas a veces, y al igual que la aplicación, fomenta la actividad física y el socializar para atrapar e intercambiar Pokémon. Luego están quienes sin conocimiento previo de la franquicia, ahora se cree “maestro Pokémon”, sólo por jugar la aplicación, y con ellos surgieron quienes sí tienen conocimiento de la saga, y los critican por su ignorancia. Sinceramente me incluyo en ese grupo,porque es realmente estresante ver a tanta gente que ahora se creen expertos en el juego, sin conocer de dónde viene en realidad. Luego están todos aquellos que escriben “pokemons” o “pokemones”, y otro grupo en el que también me incluyo, quienes nos enfurece tal término y los corregimos como sea necesario. En serio, gente, la puta Real Academia Española no tiene un puto voto al respecto, aunque diga que lo correcto es “pokemones”, puede chupar mis pokébolas, el plural ha quedado establecido desde el inicio de la franquicia, como “pokémon”. No es una palabra española que un pinche diccionario pueda moldear a su gusto. Pero me estoy saliendo del tema un poco.

Pero, ¿saben algo? Fuera de todo lo que me cague el hecho de que se haya vuelto una moda, me da gusto ver a tanta gente metida en Pokémon. Aunque la mayoría seguramente lo dejarán cuando pase la moda o llegue una nueva, sé que para al menos una pequeña porción de quienes lo juegan ahora, servirá como su entrada al mundo de la franquicia. Quizá al menos una persona se interesará en saber más al respecto, conocerá todos los demás juegos de la línea original, y tal vez de ahí se meta al juego competitivo y, sin importar la edad a la que haya comenzado, un día podría convertirse en un respetable jugador competitivo. A pesar de todas las críticas, la hipocresía, los enojos y fallas, si al menos una fracción de los que ahora juegan por moda, deciden quedarse y entrar de lleno al vasto mundo de Pokémon, me da mucho gusto, ¿y saben qué? prefiero quedarme con ese gusto, que con el coraje de que se haya vuelto moda. Hace 20 años también fue una moda por un tiempo, también fue criticado y quienes lo jugamos entonces fuimos juzgados de muchas maneras. Pero si entonces no nos importó y seguimos disfrutando lo que nos gusta, no veo por qué no hacerlo ahora también. No veo por qué no darle un ligero reboot a la serie, luego de haber cumplido 20 años, cosa que créanme que no cualquier franquicia de videojuegos consigue, manteniéndose novedosa y siempre con algo nuevo qué ofrecer, por más que digan que “todos son lo mismo”. Créanme que cada generación cambia de manera drástica, no sólo por los personajes o regiones nuevas, sino por todas las mecánicas nuevas y adiciones al modo de juego, pero conservando siempre la esencia del juego intacta. Eso cabrones, es innovación. Hace 20 años surgió la moda de atrapar monitos para ponerlos a pelear entre sí, y con ella nació una inmensa comunidad mundial de sus seguidores. Hoy, esa moda resurge mejor que nunca, y si eso, a pesar de las obligatorias críticas, ayuda a hacer crecer esta comunidad en cualquier medida, me hará bastante feliz. Seamos sinceros, hay lugares en los que falta hacer crecer la comunidad de pokémaniacos, y cualquier ayuda que haya para lograrlo, es bienvenida. Así que, como muchos dicen, hay que disfrutar lo que nos gusta sencillamente, y dejar a otros disfrutar lo que les gusta, aunque a nosotros no nos guste. Así de fácil.

Y ya para terminar, ¿cuál ha sido mi experiencia con el juego? Pues, personalmente no lo he jugado mucho, y no pienso hacer un review aquí porque, simplemente no era el propósito de este post. Lo instalé cuando recién se filtró la aplicación, lo jugué un poco, pero realmente no tenía mucho tiempo de salirme a la calle a atrapar pokémon como se debe. Luego tuve problemas con mi teléfono y tuve que formatearlo, pero sospechando que la procedencia ilegal de la aplicación pudiera haber sido la causa de la falla, decidí ya no instalarla, hasta hace unos días que salió oficialmente para Android en mi país. Y de igual forma, no he tenido mucho tiempo de jugar, algunas veces que salgo y voy por ahí viendo qué me hallo. Como dije, el juego es demasiado sencillo, y carece de muchas de las cualidades y mecánicas de los juegos originales. Tal vez en próximas actualizaciones se implementen algunas de esas funciones, pero quizá sea esa la razón por la que, sinceramente, no me llama tanto la atención en realidad. Sea lo que sea, no deja de ser un juego spin-off, y aunque también disfruto esos juegos, obviamente prefiero los de la línea original. No tengo nada contra Pokémon GO, me gusta, pero realmente no tanto para tenerme enganchado siempre que ando en la calle.

Y pues esa es mi opinión sobre el fenómeno Pokémon GO, y cómo revivió la franquicia. Sé que hay muchísimo más qué decir al respecto, pero no quería extenderme mucho por ahora. Así que me despido, y los invito a compartir el post si les gustó, y dejar sus comentarios para saber qué piensan sobre la aplicación y lo que desató. Me voy por ahora, pero no sin antes decir…

¡AGUANTE TEAM MYSTIC, CABRONES! ¡Y TEAM VALOR E INSTINCT SON PUTOS!

Advertisements

2 thoughts on “La Máquina del Tiempo oculta en Pokémon GO

  1. :O De acuerdo contigo, La misma gente que le tiraba mierda a los que jugaban antes y amaban pokémon es la misma que ahorita anda con la moda, pero en fin, yo casi no lo he jugado porque mi cel también se descompuso y también sospecho que fue la app jajajajajaja en fin gracias al pokémon go estoy viendo de nuevo toda la serie, recordando mi infancia :3 No soy experta ni nada y ni pretendo serlo pero está chida la nostalgia, buen post Sköm !

    1. Exacto, el factor nostálgico fue el mayor atractivo de la app, tanto para los seguidores actuales, como para los que dejaron Pokémon en algún momento. El caso es divertirse, a fin de cuentas!

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s